Inicio

806

Son muchos los motivos que te pueden impulsar a hacer una consulta al Tarot.

Cuando no te has planteado nunca consultar el Tarot, es posible que sea porque nunca has tenido un problema que sientas irresoluble, porque no has sentido la necesidad de descubrir qué puede haber más allá de la apariencia o, sencillamente, porque terminados  prejuicios te han impedido llegar a plantearte la opción de considerar el Tarot y el mundo esotérico como una alternativa útil para resolver conflictos personales.

¿Por qué hacer una consulta al Tarot?

Porque puede servirte de gran ayuda para encontrar el camino hacia la felicidad.

Puede que creas que, lo que te pasa a ti, lo que sientes en tu interior, la duda que te atormenta, no tiene solución. Si crees que tu situación no la puede comprender nadie, por mucho que pueda recurrir a la magia o al poder de una capacidad extrasensorial, vamos a indicarte algunos de los motivos más comunes por los que millones de personas de todo el mundo, de diferentes culturas, niveles económicos o cualquier otro tipo de condición, consultan  el Tarot alguna vez en su vida.

Por qué consultar el Tarot

Porque sientes que, a pesar de tener todo lo necesario para ser feliz, no eres capaz de experimentar esa sensación.

Porque has hecho, y haces todo lo posible por encontrar un trabajo estable pero nunca llega esa oportunidad que te dé seguridad, que te aporte unos ingresos continuados, que te permita demostrar toda tu valía o te haga sentir una persona realizada.

Porque no sabes cómo administrar tu economía y parece que nunca ganas suficiente dinero para satisfacer todos tus caprichos, porque parece que cuando te recuperas económicamente, aparece un problema, un conflicto o una mala racha que te hace estar  siempre viviendo pendiente de un hilo. Porque solo sabes apreciar tu vida por lo que tienes, o apreciar la compañía de los demás por lo que tienen, dando más valor a las posesiones materiales que a las espirituales, haciendo que seas una persona infeliz, insatisfecha y llena de sentimientos tan contraproducentes como la envidia o los celos.

Porque llevas mucho tiempo esperando al amor de tu vida y parece que no quiere llegar nunca. Porque has ido pasando de fracaso en fracaso en tus relaciones sentimentales, convenciéndote de que la suerte no está de tu parte y creyendo que no eres capaz de vivir en pareja. Porque todavía no has sido capaz de superar un desengaño amoroso y las heridas del pasado siguen ancladas en tu corazón, impidiendo que puedas abrirlo  a nuevas experiencias, permitiendo que los malos recuerdos condicionen tu forma de amar, de sentir, de involucrarte en una nueva historia.

Porque desconfías de las personas que intentan acercarse a ti y no puedes evitar levantar una barrera a tu alrededor para crear un espacio de protección. Porque dudas de la sinceridad de la gente y siempre crees que se acercan a ti con intenciones dudosas, sin que puedas mostrar abiertamente todas esas cualidades que anidan en tu interior, sacando las uñas ante la mínima provocación, escondiendo tu lado más tierno y sensible para no sufrir.

A grandes rasgos, estos son algunos de los motivos que estimulan  a más personas a querer consultar lo que los Arcanos pueden revelar sobre su forma de vida. Porque el objetivo principal del ser humano es ser feliz y, a lo largo de la vida, se presentan numerosos obstáculos que pueden dificultar esta tarea. Pero, aunque algunos de esos obstáculos llegan del exterior y lo que se necesita es esa habilidad para sortearlos o superarlos, en la mayoría de ocasiones son trabas que nosotros mismos ponemos sin darnos cuenta, para lo que necesitamos una luz, un guía que nos ayude a abrir la mente y tener constancia de hasta dónde puede alcanzar nuestro poder.

¿Por qué hacer una consulta? Porque, muchas veces, somos nosotros los que nos marcamos los límites, los que nos ponemos barreras que, con una pequeña ayuda, podemos superar, confiando en nosotros mismos.